¿Cómo te hacen sentir las cortinas? La ciencia detrás de los despachos de terapia.

Estas imágenes son cortesía del fotógrafo Saul Robbins. En su proyecto intenta captar la sensación que causan las oficinas de los terapeutas desde el punto de vista de los pacientes. Además del propósito artístico, el trabajo ha servido para ser objeto de estudio. Desde hace años, interioristas y diseñadores de ambientes han utilizado estas impresiones para determinar sus características y aplicarlas a sus trabajos.

El diván ya dejó de ser el símbolo de la sesión de psicoterapia, excepto para televisión, pero la decoración de interior sigue jugando un gran papel en la experiencia del paciente. Varios estudios han demostrado que las personas juzgan la competencia de su terapeuta y su experiencia basados en la formalidad de su oficina y el número de diplomas en la pared. Y por tanto, los toques personales pueden servir para humanizar al terapeuta y quizá invitar al paciente a abrirse.

En un estudio publicado en 2011, se mostraron 30 fotografías de diferentes oficinas a un grupo heterogéneo de participantes. Algunos cualificaron la calidad basándose en las imágenes. Otros según la percepción de la cualificación y la amabilidad del terapeuta según los títulos. Los 242 participantes destacaron la importancia de 23 atributos de la decoración; desde el color de las cortinas y las persianas hasta los diplomas y las plantas.

Los factores que se concluyeron en el estudio fueron que el orden, el espacio, el estilo y el color eran lo más importante,  así como los toques personales, pinturas o diplomas en segundo lugar, y dejando para el final las fotografías familiares.

Los investigadores identificaron dos diseños que conllevaban un considerable impacto en la percepción de una oficia terapéutica. Uno era la suavidad y la personalización: una estancia confortable, colorida, con asientos cómodos y una decoración personal con estores, verticales, paneles japoneses como oposición transversal al mobiliario parco, rígido e impersonal demasiado formal. Y en segundo lugar, un ambiente neutral, con colores nítidos y relajantes, tejidos screen, sin separaciones y distendido.

Mientras más una oficina refleje estos elementos, mayor será la puntuación de sus pacientes sobre la calidad de la terapia, incluso sin conocer directamente al terapeuta. La foto más votada fue la que tenía más colores cálidos, un asiento cómodo, un escritorio diáfano, y los toques personales justos para añadir algo de carácter.

De igual manera, los interioristas y las empresas de decoración de oficinas tienen en cuenta éste y otros estudios, ya que los trabajadores no son tan diferentes de los pacientes de una terapia, y se ven influidos por la decoración de sus puestos de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s