“Los toldos”.

Un encantador relato de la magia de los toldos.

eladiofernandez

Imagen

 

La nobleza de la tela de algodón, el lino y el hilo.

Sólo los toldos de una ciudad con sus cafés y comercios revestidos y protegidos por toldos que blindan y relucen sus escaparates y terrazas es el toque que da el calor visual, y la identidad del lugar con los colores utilizados, los epígrafes y logotipos serigrafiados,

Junto a la piedra en bruto o pulida, abrillantada o mate, porosa o abrupta, del granito o de la arenisca, del mármol o de la caliza, contrastados por el brillo y transparencia del vidrio, de la luna templada, o del acero inoxidable, del hierro, del latón, del cobre o del plástico, se integran en uno sólo en la percepción de la ciudad.

En todos los recuerdos los albergamos, y en todas las expectativas de volver los esperamos encontrar. 

Como un traje o un vestido a medida, el toldo vive en la…

Ver la entrada original 250 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s